MERCADO DE SAN MIGUEL (MADRID)

[:es]

MERCADO DE SAN MIGUEL

En la época medieval era un mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. En la época de José Bonaparte se mandó derribar la antigua iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes. En su lugar quedó una plazuela en la que se proyecta construir el mercado que heredaría el nombre de la antigua parroquia. En 1809 era un mercado “al descubierto” especializado en la venta de pescado.

El mercado cerrado fue construido en dos fases, entre 1913 y 1916 -para no interrumpir el funcionamiento comercial del mismo- bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro, al estilo del de Las Halles de París.  Sus elementos más característicos son los soportes de hierro de fundición de la estructura, la composición de las cubiertas, el sistema de desagües y la crestería cerámica que corona la cubierta. El acristalamiento exterior es posterior.

San Miguel es la única muestra de la denominada arquitectura del hierro que queda aún en la ciudad, ya que todos los mercados cubiertos construidos en el último tercio del siglo XIX fueron demolidos y, en general, sustituidos por nuevas construcciones. En el año 1999 la Comunidad de Madrid abordó con fondos europeos y de los propios comerciantes una remodelación que devolvió al mercado su aspecto original. Sin embargo, su actividad comercial decayó. 

Para evitar su desaparición, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos y pertenecientes a diferentes ámbitos socio-culturales han formado la sociedad “El Gastrónomo de San Miguel” actual dueña mayoritaria del mercado, que en mayo de 2009 reabrió sus puertas. Con una oferta centrada en productos de gran calidad, alimentos de temporada, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra o comer de picoteo, se propone mejorar la actividad del mercado tradicional y dar nuevos aires a la gastronomía madrileña, española e internacional. Además, “El Gastrónomo de San Miguel” quiere formar parte de la agenda madrileña de eventos, realizando diferentes actividades relacionadas con el ocio y la cultura, que contribuyan a revitalizar el casco antiguo de la capital.

http://slroute.com/2018/05/02/presentacion-5/%5B:en%5D

Mercado (market) de San Miguel

During the medieval period, it was an open market surrounded by stands, where the guild’s handcrafted products were put on sale. Its most characteristic elements are the cast iron supports of the structure, the covers composition, the drainage well system and the ceramic battlement that crowns the roof. San Miguel is the only cast-iron architecture sample that remains in Madrid, as all the covered markets built in the 19th century last third were demolished and replaced with new buildings.

In order to avoid its disappearance, a group of individuals from different socio-cultural fields with architectural and gastronomic interests have founded the company El Gastrónomo de San Miguel. Currently, it is the majority shareholder of the market, which opened in May 2009. The main aim is to improve the traditional market activity, as well as to reinvent the local, national and international gastronomy. With this purpose, the market offers high quality products, seasonal food, picking something to eat and the possibility to taste what we want to buy. Moreover, El Gastrónomo de San Miguel wants to take part in the cultural agenda of Madrid, carrying out diverse activities related to leisure and culture, which contribute to revitalize the old quarter.

 

MERCADO DE SAN MIGUEL

En la época medieval era un mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. En la época de José Bonaparte se mandó derribar la antigua iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes. En su lugar quedó una plazuela en la que se proyecta construir el mercado que heredaría el nombre de la antigua parroquia. En 1809 era un mercado “al descubierto” especializado en la venta de pescado.

El mercado cerrado fue construido en dos fases, entre 1913 y 1916 -para no interrumpir el funcionamiento comercial del mismo- bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro, al estilo del de Las Halles de París.  Sus elementos más característicos son los soportes de hierro de fundición de la estructura, la composición de las cubiertas, el sistema de desagües y la crestería cerámica que corona la cubierta. El acristalamiento exterior es posterior.

San Miguel es la única muestra de la denominada arquitectura del hierro que queda aún en la ciudad, ya que todos los mercados cubiertos construidos en el último tercio del siglo XIX fueron demolidos y, en general, sustituidos por nuevas construcciones. En el año 1999 la Comunidad de Madrid abordó con fondos europeos y de los propios comerciantes una remodelación que devolvió al mercado su aspecto original. Sin embargo, su actividad comercial decayó. 

Para evitar su desaparición, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos y pertenecientes a diferentes ámbitos socio-culturales han formado la sociedad “El Gastrónomo de San Miguel” actual dueña mayoritaria del mercado, que en mayo de 2009 reabrió sus puertas. Con una oferta centrada en productos de gran calidad, alimentos de temporada, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra o comer de picoteo, se propone mejorar la actividad del mercado tradicional y dar nuevos aires a la gastronomía madrileña, española e internacional. Además, “El Gastrónomo de San Miguel” quiere formar parte de la agenda madrileña de eventos, realizando diferentes actividades relacionadas con el ocio y la cultura, que contribuyan a revitalizar el casco antiguo de la capital.

http://slroute.com/2018/05/02/presentacion-5/%5B:zh%5D

Mercado (market) de San Miguel

During the medieval period, it was an open market surrounded by stands, where the guild’s handcrafted products were put on sale. Its most characteristic elements are the cast iron supports of the structure, the covers composition, the drainage well system and the ceramic battlement that crowns the roof. San Miguel is the only cast-iron architecture sample that remains in Madrid, as all the covered markets built in the 19th century last third were demolished and replaced with new buildings.

In order to avoid its disappearance, a group of individuals from different socio-cultural fields with architectural and gastronomic interests have founded the company El Gastrónomo de San Miguel. Currently, it is the majority shareholder of the market, which opened in May 2009. The main aim is to improve the traditional market activity, as well as to reinvent the local, national and international gastronomy. With this purpose, the market offers high quality products, seasonal food, picking something to eat and the possibility to taste what we want to buy. Moreover, El Gastrónomo de San Miguel wants to take part in the cultural agenda of Madrid, carrying out diverse activities related to leisure and culture, which contribute to revitalize the old quarter.

 

MERCADO DE SAN MIGUEL

En la época medieval era un mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. En la época de José Bonaparte se mandó derribar la antigua iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes. En su lugar quedó una plazuela en la que se proyecta construir el mercado que heredaría el nombre de la antigua parroquia. En 1809 era un mercado “al descubierto” especializado en la venta de pescado.

El mercado cerrado fue construido en dos fases, entre 1913 y 1916 -para no interrumpir el funcionamiento comercial del mismo- bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro, al estilo del de Las Halles de París.  Sus elementos más característicos son los soportes de hierro de fundición de la estructura, la composición de las cubiertas, el sistema de desagües y la crestería cerámica que corona la cubierta. El acristalamiento exterior es posterior.

San Miguel es la única muestra de la denominada arquitectura del hierro que queda aún en la ciudad, ya que todos los mercados cubiertos construidos en el último tercio del siglo XIX fueron demolidos y, en general, sustituidos por nuevas construcciones. En el año 1999 la Comunidad de Madrid abordó con fondos europeos y de los propios comerciantes una remodelación que devolvió al mercado su aspecto original. Sin embargo, su actividad comercial decayó. 

Para evitar su desaparición, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos y pertenecientes a diferentes ámbitos socio-culturales han formado la sociedad “El Gastrónomo de San Miguel” actual dueña mayoritaria del mercado, que en mayo de 2009 reabrió sus puertas. Con una oferta centrada en productos de gran calidad, alimentos de temporada, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra o comer de picoteo, se propone mejorar la actividad del mercado tradicional y dar nuevos aires a la gastronomía madrileña, española e internacional. Además, “El Gastrónomo de San Miguel” quiere formar parte de la agenda madrileña de eventos, realizando diferentes actividades relacionadas con el ocio y la cultura, que contribuyan a revitalizar el casco antiguo de la capital.

http://slroute.com/2018/05/02/presentacion-5/%5B:ru%5D

РЫНОК САН МИГЕЛЬ

(MERCADO DE SAN MIGUEL)


Озвучивание: Светлана Хусаинова 

В Средневековье эта зона была непокрытым базаром, окружённым  палатками, в которых покупали и продавали различные ремесленные изделия. В эпоху Хосе Бонапарте был отдан приказ разрушить древнюю приходскую церковь Сан Мигель де лос Октоэс (San Miguel de los Octoes). На её месте осталась небольшая площадь, на которой спланировали построить здание, унаследовавшее имя бывшей церкви. В 1809 году рынок был «непокрытым» и специализировался на продаже рыбы.

На этом месте в 1913-1916 г.г., в два этапа, чтобы не останавливать работу рынка, под надзором Альфонсо Дубе и Диас (Alfonso Dubé y Díez), вдохновлённого европейскими рынками, выполненными из железа, такими как Ле-Аль (Las Halles) в Париже, был построен крытый рынок. Его наиболее характерными элементами являются железные опоры структуры и конструкция крыши, дренажные системы и керамические зубчатые элементы, увенчивающие кровлю. Внешнее остекление было сделано позже.

Сан Мигель является единственным известным примером так называемой железной архитектуры в городе, так как все крытые рынки, построенные в последней трети XIX века были снесены, и, в основном, заменены новыми постройками. В 1999 году Мадридское сообщество провело благодаря европейским фондам и фондам самих торговцев реконструкцию рынка, возвратив ему его первоначальный вид. Однако, его коммерческая деятельность пришла в упадок.

Чтобы избежать исчезновения рынка, группа людей с архитектурными и гастрономными интересами, принадлежащие к различным социальным и культурным классам, объединились в союз Эль Гастрономо де Сан Мигель («El Gastrónomo de San Miguel») — мажоритарный владелец рынка в наши дни, что в 2009 году вновь открыл двери рынка. Предложение качественных сезонных продуктов, возможности попробовать то, что вы хотите купить, или же просто перекусить, – это попытка улучшить традиционную деятельность рынка и вдохнуть новую жизнь в гастрономию Мадрида, Испании и даже всего мира. Кроме того, Эль Гастрономо де Сан Мигель хочет быть частью мадридского календаря событий и проводить различные мероприятия, связанные с развлечением и культурой, которые бы способствовали оживлению старого района столицы.

 

MERCADO DE SAN MIGUEL

En la época medieval era un mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. En la época de José Bonaparte se mandó derribar la antigua iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes. En su lugar quedó una plazuela en la que se proyecta construir el mercado que heredaría el nombre de la antigua parroquia. En 1809 era un mercado “al descubierto” especializado en la venta de pescado.

El mercado cerrado fue construido en dos fases, entre 1913 y 1916 -para no interrumpir el funcionamiento comercial del mismo- bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro, al estilo del de Las Halles de París.  Sus elementos más característicos son los soportes de hierro de fundición de la estructura, la composición de las cubiertas, el sistema de desagües y la crestería cerámica que corona la cubierta. El acristalamiento exterior es posterior.

San Miguel es la única muestra de la denominada arquitectura del hierro que queda aún en la ciudad, ya que todos los mercados cubiertos construidos en el último tercio del siglo XIX fueron demolidos y, en general, sustituidos por nuevas construcciones. En el año 1999 la Comunidad de Madrid abordó con fondos europeos y de los propios comerciantes una remodelación que devolvió al mercado su aspecto original. Sin embargo, su actividad comercial decayó. 

Para evitar su desaparición, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos y pertenecientes a diferentes ámbitos socio-culturales han formado la sociedad “El Gastrónomo de San Miguel” actual dueña mayoritaria del mercado, que en mayo de 2009 reabrió sus puertas. Con una oferta centrada en productos de gran calidad, alimentos de temporada, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra o comer de picoteo, se propone mejorar la actividad del mercado tradicional y dar nuevos aires a la gastronomía madrileña, española e internacional. Además, “El Gastrónomo de San Miguel” quiere formar parte de la agenda madrileña de eventos, realizando diferentes actividades relacionadas con el ocio y la cultura, que contribuyan a revitalizar el casco antiguo de la capital.

http://slroute.com/2018/05/02/presentacion-5/%5B:fr%5D

MERCADO DE SAN MIGUEL

Pendant l’époque médiévale il était un marché ouvert, entouré des postes où l’on faisait l’achat-vente d’objets artisanaux qui étaient produits par les corporations. Sous le mandat de Joseph Bonaparte, on a ordonné la démolition de l’ancienne église paroissiale de San Miguel de los Octoes. Elle a été remplacée par une petite place dans laquelle a été construit le marché qui a adopté le nom de l’ancienne paroisse.  En 1809, le marché c’était un marché « en plein air » spécialisé dans la vente de poisson.

Ce marché, qui avait été ferme, a été construit en deux étapes afin de ne pas interrompre l’activité commerciale ; entre 1913 et 1916, sous la supervision de l’architecte Alfonso Dubé y Díez, il a été inspiré des autres marchés européens réalisés en fer comme celui de Les Halles de Paris. Ses éléments les plus caractéristiques sont des supports en fer de la structure, la composition du toit, le système d’égouts et la couverte, couronnée par des ornements en céramique. Le vitrage extérieur a été réalisé postérieurement.

San Miguel est le seul échantillon de l’architecture en fer qui reste dans la ville, puisque tous les marchés couverts ont été démolis à la fin du XIXe siècle et remplacés par de nouvelles constructions. En 1999, grâce au financement de fonds européens et des commerçants, la Communauté de Madrid a entrepris une réforme qui a rendu au marché son aspect original.  Cependant, l’activité commerciale a diminué.

Pour éviter qu’il disparaisse, des architectes, des artistes et des gastronomes ont crée une société: El gastrónomo de San Miguel, actuelle propriétaire majoritaire du marché, qui a ouvert à nouveau ses portes en 2009. Son objectif est de ressusciter et d’améliorer son activité traditionnelle avec une offre basée sur des produits de haute qualité, des produits de saison ainsi que d’assistante gastronomique, c’est à dire donner un nouveau souffle à la gastronomie madrilène, espagnole et même internationale. En plus, « El gastrónomo de San Miguel » vise à faire partie de l’agenda culturel madrilène en organisant des activités culturelles afin de revitaliser le centre historique de la ville.

 

MERCADO DE SAN MIGUEL

En la época medieval era un mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. En la época de José Bonaparte se mandó derribar la antigua iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes. En su lugar quedó una plazuela en la que se proyecta construir el mercado que heredaría el nombre de la antigua parroquia. En 1809 era un mercado “al descubierto” especializado en la venta de pescado.

El mercado cerrado fue construido en dos fases, entre 1913 y 1916 -para no interrumpir el funcionamiento comercial del mismo- bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro, al estilo del de Las Halles de París.  Sus elementos más característicos son los soportes de hierro de fundición de la estructura, la composición de las cubiertas, el sistema de desagües y la crestería cerámica que corona la cubierta. El acristalamiento exterior es posterior.

San Miguel es la única muestra de la denominada arquitectura del hierro que queda aún en la ciudad, ya que todos los mercados cubiertos construidos en el último tercio del siglo XIX fueron demolidos y, en general, sustituidos por nuevas construcciones. En el año 1999 la Comunidad de Madrid abordó con fondos europeos y de los propios comerciantes una remodelación que devolvió al mercado su aspecto original. Sin embargo, su actividad comercial decayó. 

Para evitar su desaparición, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos y pertenecientes a diferentes ámbitos socio-culturales han formado la sociedad “El Gastrónomo de San Miguel” actual dueña mayoritaria del mercado, que en mayo de 2009 reabrió sus puertas. Con una oferta centrada en productos de gran calidad, alimentos de temporada, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra o comer de picoteo, se propone mejorar la actividad del mercado tradicional y dar nuevos aires a la gastronomía madrileña, española e internacional. Además, “El Gastrónomo de San Miguel” quiere formar parte de la agenda madrileña de eventos, realizando diferentes actividades relacionadas con el ocio y la cultura, que contribuyan a revitalizar el casco antiguo de la capital.

http://slroute.com/2018/05/02/presentacion-5/%5B:pt%5D

Mercado (market) de San Miguel

During the medieval period, it was an open market surrounded by stands, where the guild’s handcrafted products were put on sale. Its most characteristic elements are the cast iron supports of the structure, the covers composition, the drainage well system and the ceramic battlement that crowns the roof. San Miguel is the only cast-iron architecture sample that remains in Madrid, as all the covered markets built in the 19th century last third were demolished and replaced with new buildings.

In order to avoid its disappearance, a group of individuals from different socio-cultural fields with architectural and gastronomic interests have founded the company El Gastrónomo de San Miguel. Currently, it is the majority shareholder of the market, which opened in May 2009. The main aim is to improve the traditional market activity, as well as to reinvent the local, national and international gastronomy. With this purpose, the market offers high quality products, seasonal food, picking something to eat and the possibility to taste what we want to buy. Moreover, El Gastrónomo de San Miguel wants to take part in the cultural agenda of Madrid, carrying out diverse activities related to leisure and culture, which contribute to revitalize the old quarter.

 

MERCADO DE SAN MIGUEL

En la época medieval era un mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. En la época de José Bonaparte se mandó derribar la antigua iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes. En su lugar quedó una plazuela en la que se proyecta construir el mercado que heredaría el nombre de la antigua parroquia. En 1809 era un mercado “al descubierto” especializado en la venta de pescado.

El mercado cerrado fue construido en dos fases, entre 1913 y 1916 -para no interrumpir el funcionamiento comercial del mismo- bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro, al estilo del de Las Halles de París.  Sus elementos más característicos son los soportes de hierro de fundición de la estructura, la composición de las cubiertas, el sistema de desagües y la crestería cerámica que corona la cubierta. El acristalamiento exterior es posterior.

San Miguel es la única muestra de la denominada arquitectura del hierro que queda aún en la ciudad, ya que todos los mercados cubiertos construidos en el último tercio del siglo XIX fueron demolidos y, en general, sustituidos por nuevas construcciones. En el año 1999 la Comunidad de Madrid abordó con fondos europeos y de los propios comerciantes una remodelación que devolvió al mercado su aspecto original. Sin embargo, su actividad comercial decayó. 

Para evitar su desaparición, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos y pertenecientes a diferentes ámbitos socio-culturales han formado la sociedad “El Gastrónomo de San Miguel” actual dueña mayoritaria del mercado, que en mayo de 2009 reabrió sus puertas. Con una oferta centrada en productos de gran calidad, alimentos de temporada, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra o comer de picoteo, se propone mejorar la actividad del mercado tradicional y dar nuevos aires a la gastronomía madrileña, española e internacional. Además, “El Gastrónomo de San Miguel” quiere formar parte de la agenda madrileña de eventos, realizando diferentes actividades relacionadas con el ocio y la cultura, que contribuyan a revitalizar el casco antiguo de la capital.

http://slroute.com/2018/05/02/presentacion-5/%5B:pb%5D

Mercado (market) de San Miguel

During the medieval period, it was an open market surrounded by stands, where the guild’s handcrafted products were put on sale. Its most characteristic elements are the cast iron supports of the structure, the covers composition, the drainage well system and the ceramic battlement that crowns the roof. San Miguel is the only cast-iron architecture sample that remains in Madrid, as all the covered markets built in the 19th century last third were demolished and replaced with new buildings.

In order to avoid its disappearance, a group of individuals from different socio-cultural fields with architectural and gastronomic interests have founded the company El Gastrónomo de San Miguel. Currently, it is the majority shareholder of the market, which opened in May 2009. The main aim is to improve the traditional market activity, as well as to reinvent the local, national and international gastronomy. With this purpose, the market offers high quality products, seasonal food, picking something to eat and the possibility to taste what we want to buy. Moreover, El Gastrónomo de San Miguel wants to take part in the cultural agenda of Madrid, carrying out diverse activities related to leisure and culture, which contribute to revitalize the old quarter.

 

MERCADO DE SAN MIGUEL

En la época medieval era un mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. En la época de José Bonaparte se mandó derribar la antigua iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes. En su lugar quedó una plazuela en la que se proyecta construir el mercado que heredaría el nombre de la antigua parroquia. En 1809 era un mercado “al descubierto” especializado en la venta de pescado.

El mercado cerrado fue construido en dos fases, entre 1913 y 1916 -para no interrumpir el funcionamiento comercial del mismo- bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro, al estilo del de Las Halles de París.  Sus elementos más característicos son los soportes de hierro de fundición de la estructura, la composición de las cubiertas, el sistema de desagües y la crestería cerámica que corona la cubierta. El acristalamiento exterior es posterior.

San Miguel es la única muestra de la denominada arquitectura del hierro que queda aún en la ciudad, ya que todos los mercados cubiertos construidos en el último tercio del siglo XIX fueron demolidos y, en general, sustituidos por nuevas construcciones. En el año 1999 la Comunidad de Madrid abordó con fondos europeos y de los propios comerciantes una remodelación que devolvió al mercado su aspecto original. Sin embargo, su actividad comercial decayó. 

Para evitar su desaparición, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos y pertenecientes a diferentes ámbitos socio-culturales han formado la sociedad “El Gastrónomo de San Miguel” actual dueña mayoritaria del mercado, que en mayo de 2009 reabrió sus puertas. Con una oferta centrada en productos de gran calidad, alimentos de temporada, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra o comer de picoteo, se propone mejorar la actividad del mercado tradicional y dar nuevos aires a la gastronomía madrileña, española e internacional. Además, “El Gastrónomo de San Miguel” quiere formar parte de la agenda madrileña de eventos, realizando diferentes actividades relacionadas con el ocio y la cultura, que contribuyan a revitalizar el casco antiguo de la capital.

http://slroute.com/2018/05/02/presentacion-5/%5B:de%5D

Mercado (market) de San Miguel

During the medieval period, it was an open market surrounded by stands, where the guild’s handcrafted products were put on sale. Its most characteristic elements are the cast iron supports of the structure, the covers composition, the drainage well system and the ceramic battlement that crowns the roof. San Miguel is the only cast-iron architecture sample that remains in Madrid, as all the covered markets built in the 19th century last third were demolished and replaced with new buildings.

In order to avoid its disappearance, a group of individuals from different socio-cultural fields with architectural and gastronomic interests have founded the company El Gastrónomo de San Miguel. Currently, it is the majority shareholder of the market, which opened in May 2009. The main aim is to improve the traditional market activity, as well as to reinvent the local, national and international gastronomy. With this purpose, the market offers high quality products, seasonal food, picking something to eat and the possibility to taste what we want to buy. Moreover, El Gastrónomo de San Miguel wants to take part in the cultural agenda of Madrid, carrying out diverse activities related to leisure and culture, which contribute to revitalize the old quarter.

 

MERCADO DE SAN MIGUEL

En la época medieval era un mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. En la época de José Bonaparte se mandó derribar la antigua iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes. En su lugar quedó una plazuela en la que se proyecta construir el mercado que heredaría el nombre de la antigua parroquia. En 1809 era un mercado “al descubierto” especializado en la venta de pescado.

El mercado cerrado fue construido en dos fases, entre 1913 y 1916 -para no interrumpir el funcionamiento comercial del mismo- bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro, al estilo del de Las Halles de París.  Sus elementos más característicos son los soportes de hierro de fundición de la estructura, la composición de las cubiertas, el sistema de desagües y la crestería cerámica que corona la cubierta. El acristalamiento exterior es posterior.

San Miguel es la única muestra de la denominada arquitectura del hierro que queda aún en la ciudad, ya que todos los mercados cubiertos construidos en el último tercio del siglo XIX fueron demolidos y, en general, sustituidos por nuevas construcciones. En el año 1999 la Comunidad de Madrid abordó con fondos europeos y de los propios comerciantes una remodelación que devolvió al mercado su aspecto original. Sin embargo, su actividad comercial decayó. 

Para evitar su desaparición, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos y pertenecientes a diferentes ámbitos socio-culturales han formado la sociedad “El Gastrónomo de San Miguel” actual dueña mayoritaria del mercado, que en mayo de 2009 reabrió sus puertas. Con una oferta centrada en productos de gran calidad, alimentos de temporada, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra o comer de picoteo, se propone mejorar la actividad del mercado tradicional y dar nuevos aires a la gastronomía madrileña, española e internacional. Además, “El Gastrónomo de San Miguel” quiere formar parte de la agenda madrileña de eventos, realizando diferentes actividades relacionadas con el ocio y la cultura, que contribuyan a revitalizar el casco antiguo de la capital.

http://slroute.com/2018/05/02/presentacion-5/%5B:it%5D

Mercado (market) de San Miguel

During the medieval period, it was an open market surrounded by stands, where the guild’s handcrafted products were put on sale. Its most characteristic elements are the cast iron supports of the structure, the covers composition, the drainage well system and the ceramic battlement that crowns the roof. San Miguel is the only cast-iron architecture sample that remains in Madrid, as all the covered markets built in the 19th century last third were demolished and replaced with new buildings.

In order to avoid its disappearance, a group of individuals from different socio-cultural fields with architectural and gastronomic interests have founded the company El Gastrónomo de San Miguel. Currently, it is the majority shareholder of the market, which opened in May 2009. The main aim is to improve the traditional market activity, as well as to reinvent the local, national and international gastronomy. With this purpose, the market offers high quality products, seasonal food, picking something to eat and the possibility to taste what we want to buy. Moreover, El Gastrónomo de San Miguel wants to take part in the cultural agenda of Madrid, carrying out diverse activities related to leisure and culture, which contribute to revitalize the old quarter.

 

MERCADO DE SAN MIGUEL

En la época medieval era un mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. En la época de José Bonaparte se mandó derribar la antigua iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes. En su lugar quedó una plazuela en la que se proyecta construir el mercado que heredaría el nombre de la antigua parroquia. En 1809 era un mercado “al descubierto” especializado en la venta de pescado.

El mercado cerrado fue construido en dos fases, entre 1913 y 1916 -para no interrumpir el funcionamiento comercial del mismo- bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro, al estilo del de Las Halles de París.  Sus elementos más característicos son los soportes de hierro de fundición de la estructura, la composición de las cubiertas, el sistema de desagües y la crestería cerámica que corona la cubierta. El acristalamiento exterior es posterior.

San Miguel es la única muestra de la denominada arquitectura del hierro que queda aún en la ciudad, ya que todos los mercados cubiertos construidos en el último tercio del siglo XIX fueron demolidos y, en general, sustituidos por nuevas construcciones. En el año 1999 la Comunidad de Madrid abordó con fondos europeos y de los propios comerciantes una remodelación que devolvió al mercado su aspecto original. Sin embargo, su actividad comercial decayó. 

Para evitar su desaparición, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos y pertenecientes a diferentes ámbitos socio-culturales han formado la sociedad “El Gastrónomo de San Miguel” actual dueña mayoritaria del mercado, que en mayo de 2009 reabrió sus puertas. Con una oferta centrada en productos de gran calidad, alimentos de temporada, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra o comer de picoteo, se propone mejorar la actividad del mercado tradicional y dar nuevos aires a la gastronomía madrileña, española e internacional. Además, “El Gastrónomo de San Miguel” quiere formar parte de la agenda madrileña de eventos, realizando diferentes actividades relacionadas con el ocio y la cultura, que contribuyan a revitalizar el casco antiguo de la capital.

http://slroute.com/2018/05/02/presentacion-5/%5B:ar%5D

Mercado (market) de San Miguel

During the medieval period, it was an open market surrounded by stands, where the guild’s handcrafted products were put on sale. Its most characteristic elements are the cast iron supports of the structure, the covers composition, the drainage well system and the ceramic battlement that crowns the roof. San Miguel is the only cast-iron architecture sample that remains in Madrid, as all the covered markets built in the 19th century last third were demolished and replaced with new buildings.

In order to avoid its disappearance, a group of individuals from different socio-cultural fields with architectural and gastronomic interests have founded the company El Gastrónomo de San Miguel. Currently, it is the majority shareholder of the market, which opened in May 2009. The main aim is to improve the traditional market activity, as well as to reinvent the local, national and international gastronomy. With this purpose, the market offers high quality products, seasonal food, picking something to eat and the possibility to taste what we want to buy. Moreover, El Gastrónomo de San Miguel wants to take part in the cultural agenda of Madrid, carrying out diverse activities related to leisure and culture, which contribute to revitalize the old quarter.

 

MERCADO DE SAN MIGUEL

En la época medieval era un mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. En la época de José Bonaparte se mandó derribar la antigua iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes. En su lugar quedó una plazuela en la que se proyecta construir el mercado que heredaría el nombre de la antigua parroquia. En 1809 era un mercado “al descubierto” especializado en la venta de pescado.

El mercado cerrado fue construido en dos fases, entre 1913 y 1916 -para no interrumpir el funcionamiento comercial del mismo- bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro, al estilo del de Las Halles de París.  Sus elementos más característicos son los soportes de hierro de fundición de la estructura, la composición de las cubiertas, el sistema de desagües y la crestería cerámica que corona la cubierta. El acristalamiento exterior es posterior.

San Miguel es la única muestra de la denominada arquitectura del hierro que queda aún en la ciudad, ya que todos los mercados cubiertos construidos en el último tercio del siglo XIX fueron demolidos y, en general, sustituidos por nuevas construcciones. En el año 1999 la Comunidad de Madrid abordó con fondos europeos y de los propios comerciantes una remodelación que devolvió al mercado su aspecto original. Sin embargo, su actividad comercial decayó. 

Para evitar su desaparición, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos y pertenecientes a diferentes ámbitos socio-culturales han formado la sociedad “El Gastrónomo de San Miguel” actual dueña mayoritaria del mercado, que en mayo de 2009 reabrió sus puertas. Con una oferta centrada en productos de gran calidad, alimentos de temporada, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra o comer de picoteo, se propone mejorar la actividad del mercado tradicional y dar nuevos aires a la gastronomía madrileña, española e internacional. Además, “El Gastrónomo de San Miguel” quiere formar parte de la agenda madrileña de eventos, realizando diferentes actividades relacionadas con el ocio y la cultura, que contribuyan a revitalizar el casco antiguo de la capital.

http://slroute.com/2018/05/02/presentacion-5/%5B:ja%5D

Mercado (market) de San Miguel

During the medieval period, it was an open market surrounded by stands, where the guild’s handcrafted products were put on sale. Its most characteristic elements are the cast iron supports of the structure, the covers composition, the drainage well system and the ceramic battlement that crowns the roof. San Miguel is the only cast-iron architecture sample that remains in Madrid, as all the covered markets built in the 19th century last third were demolished and replaced with new buildings.

In order to avoid its disappearance, a group of individuals from different socio-cultural fields with architectural and gastronomic interests have founded the company El Gastrónomo de San Miguel. Currently, it is the majority shareholder of the market, which opened in May 2009. The main aim is to improve the traditional market activity, as well as to reinvent the local, national and international gastronomy. With this purpose, the market offers high quality products, seasonal food, picking something to eat and the possibility to taste what we want to buy. Moreover, El Gastrónomo de San Miguel wants to take part in the cultural agenda of Madrid, carrying out diverse activities related to leisure and culture, which contribute to revitalize the old quarter.

 

MERCADO DE SAN MIGUEL

En la época medieval era un mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. En la época de José Bonaparte se mandó derribar la antigua iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes. En su lugar quedó una plazuela en la que se proyecta construir el mercado que heredaría el nombre de la antigua parroquia. En 1809 era un mercado “al descubierto” especializado en la venta de pescado.

El mercado cerrado fue construido en dos fases, entre 1913 y 1916 -para no interrumpir el funcionamiento comercial del mismo- bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro, al estilo del de Las Halles de París.  Sus elementos más característicos son los soportes de hierro de fundición de la estructura, la composición de las cubiertas, el sistema de desagües y la crestería cerámica que corona la cubierta. El acristalamiento exterior es posterior.

San Miguel es la única muestra de la denominada arquitectura del hierro que queda aún en la ciudad, ya que todos los mercados cubiertos construidos en el último tercio del siglo XIX fueron demolidos y, en general, sustituidos por nuevas construcciones. En el año 1999 la Comunidad de Madrid abordó con fondos europeos y de los propios comerciantes una remodelación que devolvió al mercado su aspecto original. Sin embargo, su actividad comercial decayó. 

Para evitar su desaparición, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos y pertenecientes a diferentes ámbitos socio-culturales han formado la sociedad “El Gastrónomo de San Miguel” actual dueña mayoritaria del mercado, que en mayo de 2009 reabrió sus puertas. Con una oferta centrada en productos de gran calidad, alimentos de temporada, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra o comer de picoteo, se propone mejorar la actividad del mercado tradicional y dar nuevos aires a la gastronomía madrileña, española e internacional. Además, “El Gastrónomo de San Miguel” quiere formar parte de la agenda madrileña de eventos, realizando diferentes actividades relacionadas con el ocio y la cultura, que contribuyan a revitalizar el casco antiguo de la capital.

http://slroute.com/2018/05/02/presentacion-5/%5B:pl%5D

Mercado (market) de San Miguel

During the medieval period, it was an open market surrounded by stands, where the guild’s handcrafted products were put on sale. Its most characteristic elements are the cast iron supports of the structure, the covers composition, the drainage well system and the ceramic battlement that crowns the roof. San Miguel is the only cast-iron architecture sample that remains in Madrid, as all the covered markets built in the 19th century last third were demolished and replaced with new buildings.

In order to avoid its disappearance, a group of individuals from different socio-cultural fields with architectural and gastronomic interests have founded the company El Gastrónomo de San Miguel. Currently, it is the majority shareholder of the market, which opened in May 2009. The main aim is to improve the traditional market activity, as well as to reinvent the local, national and international gastronomy. With this purpose, the market offers high quality products, seasonal food, picking something to eat and the possibility to taste what we want to buy. Moreover, El Gastrónomo de San Miguel wants to take part in the cultural agenda of Madrid, carrying out diverse activities related to leisure and culture, which contribute to revitalize the old quarter.

 

MERCADO DE SAN MIGUEL

En la época medieval era un mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. En la época de José Bonaparte se mandó derribar la antigua iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes. En su lugar quedó una plazuela en la que se proyecta construir el mercado que heredaría el nombre de la antigua parroquia. En 1809 era un mercado “al descubierto” especializado en la venta de pescado.

El mercado cerrado fue construido en dos fases, entre 1913 y 1916 -para no interrumpir el funcionamiento comercial del mismo- bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro, al estilo del de Las Halles de París.  Sus elementos más característicos son los soportes de hierro de fundición de la estructura, la composición de las cubiertas, el sistema de desagües y la crestería cerámica que corona la cubierta. El acristalamiento exterior es posterior.

San Miguel es la única muestra de la denominada arquitectura del hierro que queda aún en la ciudad, ya que todos los mercados cubiertos construidos en el último tercio del siglo XIX fueron demolidos y, en general, sustituidos por nuevas construcciones. En el año 1999 la Comunidad de Madrid abordó con fondos europeos y de los propios comerciantes una remodelación que devolvió al mercado su aspecto original. Sin embargo, su actividad comercial decayó. 

Para evitar su desaparición, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos y pertenecientes a diferentes ámbitos socio-culturales han formado la sociedad “El Gastrónomo de San Miguel” actual dueña mayoritaria del mercado, que en mayo de 2009 reabrió sus puertas. Con una oferta centrada en productos de gran calidad, alimentos de temporada, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra o comer de picoteo, se propone mejorar la actividad del mercado tradicional y dar nuevos aires a la gastronomía madrileña, española e internacional. Además, “El Gastrónomo de San Miguel” quiere formar parte de la agenda madrileña de eventos, realizando diferentes actividades relacionadas con el ocio y la cultura, que contribuyan a revitalizar el casco antiguo de la capital.

http://slroute.com/2018/05/02/presentacion-5/%5B:ro%5D

Mercado (market) de San Miguel

During the medieval period, it was an open market surrounded by stands, where the guild’s handcrafted products were put on sale. Its most characteristic elements are the cast iron supports of the structure, the covers composition, the drainage well system and the ceramic battlement that crowns the roof. San Miguel is the only cast-iron architecture sample that remains in Madrid, as all the covered markets built in the 19th century last third were demolished and replaced with new buildings.

In order to avoid its disappearance, a group of individuals from different socio-cultural fields with architectural and gastronomic interests have founded the company El Gastrónomo de San Miguel. Currently, it is the majority shareholder of the market, which opened in May 2009. The main aim is to improve the traditional market activity, as well as to reinvent the local, national and international gastronomy. With this purpose, the market offers high quality products, seasonal food, picking something to eat and the possibility to taste what we want to buy. Moreover, El Gastrónomo de San Miguel wants to take part in the cultural agenda of Madrid, carrying out diverse activities related to leisure and culture, which contribute to revitalize the old quarter.

 

MERCADO DE SAN MIGUEL

En la época medieval era un mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. En la época de José Bonaparte se mandó derribar la antigua iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes. En su lugar quedó una plazuela en la que se proyecta construir el mercado que heredaría el nombre de la antigua parroquia. En 1809 era un mercado “al descubierto” especializado en la venta de pescado.

El mercado cerrado fue construido en dos fases, entre 1913 y 1916 -para no interrumpir el funcionamiento comercial del mismo- bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro, al estilo del de Las Halles de París.  Sus elementos más característicos son los soportes de hierro de fundición de la estructura, la composición de las cubiertas, el sistema de desagües y la crestería cerámica que corona la cubierta. El acristalamiento exterior es posterior.

San Miguel es la única muestra de la denominada arquitectura del hierro que queda aún en la ciudad, ya que todos los mercados cubiertos construidos en el último tercio del siglo XIX fueron demolidos y, en general, sustituidos por nuevas construcciones. En el año 1999 la Comunidad de Madrid abordó con fondos europeos y de los propios comerciantes una remodelación que devolvió al mercado su aspecto original. Sin embargo, su actividad comercial decayó. 

Para evitar su desaparición, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos y pertenecientes a diferentes ámbitos socio-culturales han formado la sociedad “El Gastrónomo de San Miguel” actual dueña mayoritaria del mercado, que en mayo de 2009 reabrió sus puertas. Con una oferta centrada en productos de gran calidad, alimentos de temporada, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra o comer de picoteo, se propone mejorar la actividad del mercado tradicional y dar nuevos aires a la gastronomía madrileña, española e internacional. Además, “El Gastrónomo de San Miguel” quiere formar parte de la agenda madrileña de eventos, realizando diferentes actividades relacionadas con el ocio y la cultura, que contribuyan a revitalizar el casco antiguo de la capital.

http://slroute.com/2018/05/02/presentacion-5/%5B:%5D