LEYENDAS_LOS BELLOS PECADOS DEL CARDENAL (MANZANARES EL REAL)

[:es]

LOS BELLOS PECADOS DEL CARDENAL

Don Pedro González de Mendoza (1428-1495), quinto hijo de don Íñigo, conocido como “el cardenal de España”, se distinguió no sólo por su fe y sus predicaciones sino también por su ambición y su afición a la compañía de bellas damas. Según las crónicas a don Pedro se le conocieron tres hijos.

De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete (nacido en Guadalajara en 1462), y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, (nacido en 1468 en el Real del Manzanares), “llamados por la reina Isabel la Católica «los bellos pecados del cardenal».

No está de más agregar que del matrimonio de don Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda (nieto del Cardenal y primer príncipe de Mélito) con Catalina de Silva, nació la princesa de Éboli, Ana de Mendoza, bisnieta del cardenal Mendoza, afamada princesa “tuerta” de la corte de Felipe II. 

http://slroute.com/2018/05/04/presentacion-3/%5B:en%5D

The ‘beautiful sins’ of the Cardinal

Don Pedro González de Mendoza (1428-1492), known as ‘the cardinal of Spain’, was don Íñigo’s fifth son. He distinguished himself not only by his faith and preaching work, but also by his ambition and his interest in the company of beautiful ladies.

According to the chronicles, two sons were recognized to don Pedro. They were born from the romance he had with Mencía de Lemos, the companion of the queen Juana. Their names were: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, future marquis de Cenete, and Diego, count of Mélito and lord of the Almenara. Isabella I called them ‘the beautiful sins of the cardinal’.

There is no harm in adding that, from the marriage between Don Diego Hurtado de Mendoza y la Cerda with Catalina de Silva, was born the princess of Eboli, or Ana de Mendoza: the famous one-eyed princess of the court of Philip II.

LOS BELLOS PECADOS DEL CARDENAL

Don Pedro González de Mendoza (1428-1495), quinto hijo de don Íñigo, conocido como “el cardenal de España”, se distinguió no sólo por su fe y sus predicaciones sino también por su ambición y su afición a la compañía de bellas damas. Según las crónicas a don Pedro se le conocieron tres hijos.

De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete (nacido en Guadalajara en 1462), y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, (nacido en 1468 en el Real del Manzanares), “llamados por la reina Isabel la Católica «los bellos pecados del cardenal».

No está de más agregar que del matrimonio de don Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda (nieto del Cardenal y primer príncipe de Mélito) con Catalina de Silva, nació la princesa de Éboli, Ana de Mendoza, bisnieta del cardenal Mendoza, afamada princesa “tuerta” de la corte de Felipe II. 

http://slroute.com/2018/05/04/presentacion-3/%5B:zh%5D

The ‘beautiful sins’ of the Cardinal

Don Pedro González de Mendoza (1428-1492), known as ‘the cardinal of Spain’, was don Íñigo’s fifth son. He distinguished himself not only by his faith and preaching work, but also by his ambition and his interest in the company of beautiful ladies.

According to the chronicles, two sons were recognized to don Pedro. They were born from the romance he had with Mencía de Lemos, the companion of the queen Juana. Their names were: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, future marquis de Cenete, and Diego, count of Mélito and lord of the Almenara. Isabella I called them ‘the beautiful sins of the cardinal’.

There is no harm in adding that, from the marriage between Don Diego Hurtado de Mendoza y la Cerda with Catalina de Silva, was born the princess of Eboli, or Ana de Mendoza: the famous one-eyed princess of the court of Philip II.

LOS BELLOS PECADOS DEL CARDENAL

Don Pedro González de Mendoza (1428-1495), quinto hijo de don Íñigo, conocido como “el cardenal de España”, se distinguió no sólo por su fe y sus predicaciones sino también por su ambición y su afición a la compañía de bellas damas. Según las crónicas a don Pedro se le conocieron tres hijos.

De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete (nacido en Guadalajara en 1462), y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, (nacido en 1468 en el Real del Manzanares), “llamados por la reina Isabel la Católica «los bellos pecados del cardenal».

No está de más agregar que del matrimonio de don Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda (nieto del Cardenal y primer príncipe de Mélito) con Catalina de Silva, nació la princesa de Éboli, Ana de Mendoza, bisnieta del cardenal Mendoza, afamada princesa “tuerta” de la corte de Felipe II. 

http://slroute.com/2018/05/04/presentacion-3/%5B:ru%5D

«Красивые грехи» Кардинала


Озвучивание: Светлана Хусаинова

Дон Педро Гонсалес де Мендоса (1428-1495), пятый сын дона Иньиго, известный как «великий кардинал», отличился не только своей верой и проповедью, но и своими амбициями, а также увлечением находиться в обществе прекрасных дам. Согласно летописям у дона Педро было трое детей.

Oт любовной связи с Менсиа де Лемос (c 1460 года), спутницы королевы Хуаны, родилось двое детей: Родриго Диас де Вивар у Мендоса, будущий маркиз Сенете, рождённый в Гвадалахаре в 1462 году, и Диего, позже граф Мелитона и сеньор Альменары, рождённый в 1468 году в Мансанарес-эль-Реаль. Эти дети были названы королевой Изабеллой Католичкой «красивыми грехами кардинала».

Стоит добавить, что от брака дона Диего Уртадо де Мендоса и де ла Серда (внук Кардинала и первый принц Мелитона) с Каталиной де Сильва, родилась принцесса Эболи, Ана де Мендоса, правнучка кардинала Мендосы, известная как «одноглазая» принцесса при дворе Филиппa II.

LOS BELLOS PECADOS DEL CARDENAL

Don Pedro González de Mendoza (1428-1495), quinto hijo de don Íñigo, conocido como “el cardenal de España”, se distinguió no sólo por su fe y sus predicaciones sino también por su ambición y su afición a la compañía de bellas damas. Según las crónicas a don Pedro se le conocieron tres hijos.

De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete (nacido en Guadalajara en 1462), y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, (nacido en 1468 en el Real del Manzanares), “llamados por la reina Isabel la Católica «los bellos pecados del cardenal».

No está de más agregar que del matrimonio de don Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda (nieto del Cardenal y primer príncipe de Mélito) con Catalina de Silva, nació la princesa de Éboli, Ana de Mendoza, bisnieta del cardenal Mendoza, afamada princesa “tuerta” de la corte de Felipe II. 

http://slroute.com/2018/05/04/presentacion-3/%5B:fr%5D

Les « beaux peches » du Cardinal

Pedro González de Mendoza (1428-1495), « le cardinal d’Espagne », a été le cinquième enfant de M. Iñigo. Il ne se distinguait pas seulement par son bonne foi ainsi que par ses prédications mais aussi par son ambition et son inclination  pour la compagnie des belles dames. D’après les chroniques, don Pedro a eu trois enfants.

À partir de l’année 1460, il a eu deux enfants avec Mencía de Lemos, qui  accompagnait à la reine Juana: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, future marquis de Cenete (né à Guadalajara en 1462) et Diego, comte de Mélito et seigneur de Almenara (né à Real del Manzanares en 1468),  surnommés par la reine Isabelle la Catholique les « beaux péchés du cardinal ».

Il serait convenable d’ajouter que du mariage de Diego Hurtado de Mendoza et de la Cerda  (petit-fils du Cardinal et premier prince du Mélito) avec Catalina de Silva, la princessse d’Éboli, Ana Mendoza, est née, arrière-petite-fille du cardinal Mendoza, la célèbre princesse « borgne » de la cour de Philippe II.

LOS BELLOS PECADOS DEL CARDENAL

Don Pedro González de Mendoza (1428-1495), quinto hijo de don Íñigo, conocido como “el cardenal de España”, se distinguió no sólo por su fe y sus predicaciones sino también por su ambición y su afición a la compañía de bellas damas. Según las crónicas a don Pedro se le conocieron tres hijos.

De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete (nacido en Guadalajara en 1462), y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, (nacido en 1468 en el Real del Manzanares), “llamados por la reina Isabel la Católica «los bellos pecados del cardenal».

No está de más agregar que del matrimonio de don Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda (nieto del Cardenal y primer príncipe de Mélito) con Catalina de Silva, nació la princesa de Éboli, Ana de Mendoza, bisnieta del cardenal Mendoza, afamada princesa “tuerta” de la corte de Felipe II. 

http://slroute.com/2018/05/04/presentacion-3/%5B:pt%5D

The ‘beautiful sins’ of the Cardinal

Don Pedro González de Mendoza (1428-1492), known as ‘the cardinal of Spain’, was don Íñigo’s fifth son. He distinguished himself not only by his faith and preaching work, but also by his ambition and his interest in the company of beautiful ladies.

According to the chronicles, two sons were recognized to don Pedro. They were born from the romance he had with Mencía de Lemos, the companion of the queen Juana. Their names were: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, future marquis de Cenete, and Diego, count of Mélito and lord of the Almenara. Isabella I called them ‘the beautiful sins of the cardinal’.

There is no harm in adding that, from the marriage between Don Diego Hurtado de Mendoza y la Cerda with Catalina de Silva, was born the princess of Eboli, or Ana de Mendoza: the famous one-eyed princess of the court of Philip II.

LOS BELLOS PECADOS DEL CARDENAL

Don Pedro González de Mendoza (1428-1495), quinto hijo de don Íñigo, conocido como “el cardenal de España”, se distinguió no sólo por su fe y sus predicaciones sino también por su ambición y su afición a la compañía de bellas damas. Según las crónicas a don Pedro se le conocieron tres hijos.

De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete (nacido en Guadalajara en 1462), y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, (nacido en 1468 en el Real del Manzanares), “llamados por la reina Isabel la Católica «los bellos pecados del cardenal».

No está de más agregar que del matrimonio de don Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda (nieto del Cardenal y primer príncipe de Mélito) con Catalina de Silva, nació la princesa de Éboli, Ana de Mendoza, bisnieta del cardenal Mendoza, afamada princesa “tuerta” de la corte de Felipe II. 

http://slroute.com/2018/05/04/presentacion-3/%5B:pb%5D

The ‘beautiful sins’ of the Cardinal

Don Pedro González de Mendoza (1428-1492), known as ‘the cardinal of Spain’, was don Íñigo’s fifth son. He distinguished himself not only by his faith and preaching work, but also by his ambition and his interest in the company of beautiful ladies.

According to the chronicles, two sons were recognized to don Pedro. They were born from the romance he had with Mencía de Lemos, the companion of the queen Juana. Their names were: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, future marquis de Cenete, and Diego, count of Mélito and lord of the Almenara. Isabella I called them ‘the beautiful sins of the cardinal’.

There is no harm in adding that, from the marriage between Don Diego Hurtado de Mendoza y la Cerda with Catalina de Silva, was born the princess of Eboli, or Ana de Mendoza: the famous one-eyed princess of the court of Philip II.

LOS BELLOS PECADOS DEL CARDENAL

Don Pedro González de Mendoza (1428-1495), quinto hijo de don Íñigo, conocido como “el cardenal de España”, se distinguió no sólo por su fe y sus predicaciones sino también por su ambición y su afición a la compañía de bellas damas. Según las crónicas a don Pedro se le conocieron tres hijos.

De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete (nacido en Guadalajara en 1462), y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, (nacido en 1468 en el Real del Manzanares), “llamados por la reina Isabel la Católica «los bellos pecados del cardenal».

No está de más agregar que del matrimonio de don Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda (nieto del Cardenal y primer príncipe de Mélito) con Catalina de Silva, nació la princesa de Éboli, Ana de Mendoza, bisnieta del cardenal Mendoza, afamada princesa “tuerta” de la corte de Felipe II. 

http://slroute.com/2018/05/04/presentacion-3/%5B:de%5D

The ‘beautiful sins’ of the Cardinal

Don Pedro González de Mendoza (1428-1492), known as ‘the cardinal of Spain’, was don Íñigo’s fifth son. He distinguished himself not only by his faith and preaching work, but also by his ambition and his interest in the company of beautiful ladies.

According to the chronicles, two sons were recognized to don Pedro. They were born from the romance he had with Mencía de Lemos, the companion of the queen Juana. Their names were: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, future marquis de Cenete, and Diego, count of Mélito and lord of the Almenara. Isabella I called them ‘the beautiful sins of the cardinal’.

There is no harm in adding that, from the marriage between Don Diego Hurtado de Mendoza y la Cerda with Catalina de Silva, was born the princess of Eboli, or Ana de Mendoza: the famous one-eyed princess of the court of Philip II.

LOS BELLOS PECADOS DEL CARDENAL

Don Pedro González de Mendoza (1428-1495), quinto hijo de don Íñigo, conocido como “el cardenal de España”, se distinguió no sólo por su fe y sus predicaciones sino también por su ambición y su afición a la compañía de bellas damas. Según las crónicas a don Pedro se le conocieron tres hijos.

De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete (nacido en Guadalajara en 1462), y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, (nacido en 1468 en el Real del Manzanares), “llamados por la reina Isabel la Católica «los bellos pecados del cardenal».

No está de más agregar que del matrimonio de don Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda (nieto del Cardenal y primer príncipe de Mélito) con Catalina de Silva, nació la princesa de Éboli, Ana de Mendoza, bisnieta del cardenal Mendoza, afamada princesa “tuerta” de la corte de Felipe II. 

http://slroute.com/2018/05/04/presentacion-3/%5B:it%5D

The ‘beautiful sins’ of the Cardinal

Don Pedro González de Mendoza (1428-1492), known as ‘the cardinal of Spain’, was don Íñigo’s fifth son. He distinguished himself not only by his faith and preaching work, but also by his ambition and his interest in the company of beautiful ladies.

According to the chronicles, two sons were recognized to don Pedro. They were born from the romance he had with Mencía de Lemos, the companion of the queen Juana. Their names were: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, future marquis de Cenete, and Diego, count of Mélito and lord of the Almenara. Isabella I called them ‘the beautiful sins of the cardinal’.

There is no harm in adding that, from the marriage between Don Diego Hurtado de Mendoza y la Cerda with Catalina de Silva, was born the princess of Eboli, or Ana de Mendoza: the famous one-eyed princess of the court of Philip II.

LOS BELLOS PECADOS DEL CARDENAL

Don Pedro González de Mendoza (1428-1495), quinto hijo de don Íñigo, conocido como “el cardenal de España”, se distinguió no sólo por su fe y sus predicaciones sino también por su ambición y su afición a la compañía de bellas damas. Según las crónicas a don Pedro se le conocieron tres hijos.

De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete (nacido en Guadalajara en 1462), y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, (nacido en 1468 en el Real del Manzanares), “llamados por la reina Isabel la Católica «los bellos pecados del cardenal».

No está de más agregar que del matrimonio de don Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda (nieto del Cardenal y primer príncipe de Mélito) con Catalina de Silva, nació la princesa de Éboli, Ana de Mendoza, bisnieta del cardenal Mendoza, afamada princesa “tuerta” de la corte de Felipe II. 

http://slroute.com/2018/05/04/presentacion-3/%5B:ar%5D

The ‘beautiful sins’ of the Cardinal

Don Pedro González de Mendoza (1428-1492), known as ‘the cardinal of Spain’, was don Íñigo’s fifth son. He distinguished himself not only by his faith and preaching work, but also by his ambition and his interest in the company of beautiful ladies.

According to the chronicles, two sons were recognized to don Pedro. They were born from the romance he had with Mencía de Lemos, the companion of the queen Juana. Their names were: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, future marquis de Cenete, and Diego, count of Mélito and lord of the Almenara. Isabella I called them ‘the beautiful sins of the cardinal’.

There is no harm in adding that, from the marriage between Don Diego Hurtado de Mendoza y la Cerda with Catalina de Silva, was born the princess of Eboli, or Ana de Mendoza: the famous one-eyed princess of the court of Philip II.

LOS BELLOS PECADOS DEL CARDENAL

Don Pedro González de Mendoza (1428-1495), quinto hijo de don Íñigo, conocido como “el cardenal de España”, se distinguió no sólo por su fe y sus predicaciones sino también por su ambición y su afición a la compañía de bellas damas. Según las crónicas a don Pedro se le conocieron tres hijos.

De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete (nacido en Guadalajara en 1462), y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, (nacido en 1468 en el Real del Manzanares), “llamados por la reina Isabel la Católica «los bellos pecados del cardenal».

No está de más agregar que del matrimonio de don Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda (nieto del Cardenal y primer príncipe de Mélito) con Catalina de Silva, nació la princesa de Éboli, Ana de Mendoza, bisnieta del cardenal Mendoza, afamada princesa “tuerta” de la corte de Felipe II. 

http://slroute.com/2018/05/04/presentacion-3/%5B:ja%5D

The ‘beautiful sins’ of the Cardinal

Don Pedro González de Mendoza (1428-1492), known as ‘the cardinal of Spain’, was don Íñigo’s fifth son. He distinguished himself not only by his faith and preaching work, but also by his ambition and his interest in the company of beautiful ladies.

According to the chronicles, two sons were recognized to don Pedro. They were born from the romance he had with Mencía de Lemos, the companion of the queen Juana. Their names were: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, future marquis de Cenete, and Diego, count of Mélito and lord of the Almenara. Isabella I called them ‘the beautiful sins of the cardinal’.

There is no harm in adding that, from the marriage between Don Diego Hurtado de Mendoza y la Cerda with Catalina de Silva, was born the princess of Eboli, or Ana de Mendoza: the famous one-eyed princess of the court of Philip II.

LOS BELLOS PECADOS DEL CARDENAL

Don Pedro González de Mendoza (1428-1495), quinto hijo de don Íñigo, conocido como “el cardenal de España”, se distinguió no sólo por su fe y sus predicaciones sino también por su ambición y su afición a la compañía de bellas damas. Según las crónicas a don Pedro se le conocieron tres hijos.

De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete (nacido en Guadalajara en 1462), y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, (nacido en 1468 en el Real del Manzanares), “llamados por la reina Isabel la Católica «los bellos pecados del cardenal».

No está de más agregar que del matrimonio de don Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda (nieto del Cardenal y primer príncipe de Mélito) con Catalina de Silva, nació la princesa de Éboli, Ana de Mendoza, bisnieta del cardenal Mendoza, afamada princesa “tuerta” de la corte de Felipe II. 

http://slroute.com/2018/05/04/presentacion-3/%5B:pl%5D

The ‘beautiful sins’ of the Cardinal

Don Pedro González de Mendoza (1428-1492), known as ‘the cardinal of Spain’, was don Íñigo’s fifth son. He distinguished himself not only by his faith and preaching work, but also by his ambition and his interest in the company of beautiful ladies.

According to the chronicles, two sons were recognized to don Pedro. They were born from the romance he had with Mencía de Lemos, the companion of the queen Juana. Their names were: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, future marquis de Cenete, and Diego, count of Mélito and lord of the Almenara. Isabella I called them ‘the beautiful sins of the cardinal’.

There is no harm in adding that, from the marriage between Don Diego Hurtado de Mendoza y la Cerda with Catalina de Silva, was born the princess of Eboli, or Ana de Mendoza: the famous one-eyed princess of the court of Philip II.

LOS BELLOS PECADOS DEL CARDENAL

Don Pedro González de Mendoza (1428-1495), quinto hijo de don Íñigo, conocido como “el cardenal de España”, se distinguió no sólo por su fe y sus predicaciones sino también por su ambición y su afición a la compañía de bellas damas. Según las crónicas a don Pedro se le conocieron tres hijos.

De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete (nacido en Guadalajara en 1462), y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, (nacido en 1468 en el Real del Manzanares), “llamados por la reina Isabel la Católica «los bellos pecados del cardenal».

No está de más agregar que del matrimonio de don Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda (nieto del Cardenal y primer príncipe de Mélito) con Catalina de Silva, nació la princesa de Éboli, Ana de Mendoza, bisnieta del cardenal Mendoza, afamada princesa “tuerta” de la corte de Felipe II. 

http://slroute.com/2018/05/04/presentacion-3/%5B:ro%5D

The ‘beautiful sins’ of the Cardinal

Don Pedro González de Mendoza (1428-1492), known as ‘the cardinal of Spain’, was don Íñigo’s fifth son. He distinguished himself not only by his faith and preaching work, but also by his ambition and his interest in the company of beautiful ladies.

According to the chronicles, two sons were recognized to don Pedro. They were born from the romance he had with Mencía de Lemos, the companion of the queen Juana. Their names were: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, future marquis de Cenete, and Diego, count of Mélito and lord of the Almenara. Isabella I called them ‘the beautiful sins of the cardinal’.

There is no harm in adding that, from the marriage between Don Diego Hurtado de Mendoza y la Cerda with Catalina de Silva, was born the princess of Eboli, or Ana de Mendoza: the famous one-eyed princess of the court of Philip II.

LOS BELLOS PECADOS DEL CARDENAL

Don Pedro González de Mendoza (1428-1495), quinto hijo de don Íñigo, conocido como “el cardenal de España”, se distinguió no sólo por su fe y sus predicaciones sino también por su ambición y su afición a la compañía de bellas damas. Según las crónicas a don Pedro se le conocieron tres hijos.

De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete (nacido en Guadalajara en 1462), y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, (nacido en 1468 en el Real del Manzanares), “llamados por la reina Isabel la Católica «los bellos pecados del cardenal».

No está de más agregar que del matrimonio de don Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda (nieto del Cardenal y primer príncipe de Mélito) con Catalina de Silva, nació la princesa de Éboli, Ana de Mendoza, bisnieta del cardenal Mendoza, afamada princesa “tuerta” de la corte de Felipe II. 

http://slroute.com/2018/05/04/presentacion-3/%5B:%5D